Cumpliendo su compromiso de escuchar para gobernar, incluyendo las voces de los niños, el alcalde Mario Alberto López Hernández personalmente atendió y platicó con alumnos de dos escuelas primarias, quienes revelaron que en su corta vida no habían tenido oportunidad de conocer a un Presidente Municipal.

Acompañados de sus maestros, los alumnos de las escuelas 5 de Mayo y Francisco I. Madero visitaron la Presidencia Municipal para conocer las funciones de cada una de las Secretarías y Direcciones del Gobierno Municipal.

Pero grande fue su sorpresa cuando al llegar a la sala “Benito Juárez”, el Alcalde López Hernández estaba ahí para atenderlos y escucharlos.

Los alumnos que fluctuaban entre los 6 y 12 años de edad, con mucha emoción expresaron ¡Es la Borrega! lo que arrancó una sonrisa por parte del Presidente Municipal, quien les dio la bienvenida y les pidió que estudien mucho, que le echen muchas ganas a la escuela porque la educación es la única llave para la superación.

Algunos de los niños expresaron su deseo de que al convertirse en adultos, les gustaría llegar a ser un Alcalde de Matamoros para trabajar por los niños, para que cuenten con más canchas deportivas y mejores escuelas.

Luego de escucharlos, López Hernández les mencionó que a lo largo de su vida, se ha dedicado a estudiar, hasta lograr contar con tres carreras profesionales, dos maestrías y actualmente estudia un doctorado.

Por eso le digo que le echen muchas ganas a la escuela; como nosotros se la estamos echando al trabajo que estamos realizando en Matamoros “iniciamos con la pavimentación de accesos porque recibimos una ciudad muy dañada y también hemos tapado muchos baches porque sus papás y toda la ciudadanía lo exigen”.

La próxima semana agregó anunciaré el programa para las obras que habremos de realizar en las escuelas, como techumbres, aulas, rehabilitación de sanitarios y banquetas porque queremos que ustedes tengan mejores espacios para estudiar”.

Luego de hacer ese anuncio, los niños pidieron tomarse fotos con el Presidente Municipal porque nunca antes un Alcalde los había recibido en su oficina y mucho menos dedicarles tiempo para platicar con ellos.