~”Autoridad y firmeza, para poner orden. Demanda unidad, diálogo y participación, para acrecentar fortalezas y colocar a Matamoros y a su gente, por encima de todo”.

Más allá de colores, ideologías y visiones políticas, hoy iniciamos una nueva etapa de trabajo en unidad, como un solo equipo, para lograr el Matamoros en el que todos merecemos vivir,  afirmó Jesús de la Garza, al rendir la protesta de ley como presidente municipal de esta ciudad fronteriza.

En el marco de la sesión solemne de cabildo y ante la sociedad matamorense, puntualizó que asume esta responsabilidad con humildad, luego de la voluntad de la mayoría,  expresada el pasado 5 de junio, Jesús de la Garza, dijo “Creo en la democracia. Provengo de un proceso electoral competido, limpio y con una amplia participación. Por tal motivo, deseo que mi primer reconocimiento sea para los matamorenses que representaron, con civilidad y madurez, a las distintas fuerzas políticas en este proceso. De manera especial reitero mi afecto a Jesús Roberto Guerra Velasco y a Verónica Salazar Vázquez.

Ante miles de matamorenses que se dieron cita en el Centro de Convenciones Mundo Nuevo, así como los representantes del gobernador del estado, Egidio Torre Cantú y del gobernador electo, Francisco Javier García Cabeza de Cabeza, de las fuerzas armadas, de ex presidentes municipales, de los diputados federales Baltazar Hinojosa Ochoa y Jorge Carlos Ramírez Marín, vicecoordinador del Grupo Parlamentario del PRI, de Ramiro Ramos Salinas, presidente de la junta de Coordinación Política del Congreso de Tamaulipas, de los diputados electos, así como de los dirigentes de los partidos políticos, de las asociaciones religiosas, de los medios de comunicación y de representantes de las colonias populares de Matamoros, el presidente municipal dirigió su mensaje.

Luego de tomar la protesta a los integrantes del cabildo,  Jesús de la Garza, asumió que se tendrán que resolver muchos desafíos para que el municipio funcione mejor, mismo que Demanda: Autoridad y firmeza, para poner orden: Unidad, diálogo y participación, para acrecentar fortalezas. Y demanda especialmente, que “coloquemos a Matamoros y a su gente, por encima de todo”.

Más adelante precisó que la corrupción agravia y aleja al gobierno de la sociedad. Matamoros exige y necesita un gobierno abierto, honesto donde la transparencia sea la principal condición para refrendar —todos los días— la confianza que los ciudadanos nos entregaron en las urnas. Desde este momento y hasta el final de mi responsabilidad, gobernaré con rectitud, con integridad. Y asumo frente a ustedes, el altísimo honor de ser el presidente municipal de Matamoros, bajo el compromiso riguroso de la honestidad.

Comentarios